Románico arcaico: los secretos de San Salvador de Leyre

Cripta 2

Cripta de Leyre. Foto Monasterio de Leyre

La peculiar cripta románica, única por su función arquitectónica, define el estilo primitivo de uno de los monumentos del primer estilo internacional más antiguos del país

 

De no ser por su espectacular emplazamiento natural, la sierra navarra de Leyre que mira al embalse de Yesa, el monasterio de San Salvador pasaría prácticamente inadvertido. El inmueble ha sufrido diversas transformaciones a lo largo de su dilatada historia, de tal forma que lo que fue románico es hoy hospedería, y lo que se levantó en el siglo XVII alberga en la actualidad a la comunidad de monjes benedictinos, que tuvieron que interrumpir la vida regular durante más de un siglo por la desamortización. Lo que queda entre ambos espacios, la iglesia, es el ejemplo más interesante de uno de los edificios románicos más antiguos del país, como prueba su consagración en el año 1057. En cambio, si no poseemos el “código” preciso, pasaremos por alto las singularidades de San Salvador de Leyre.

Claves que se perciben desde el exterior y se confirman dentro. Y como ejemplo, el triple ábside de la cabecera, donde se esconden la mayor parte de los secretos del monasterio. Tres ábsides… pero cuatro ventanas en el primer cuerpo, ¿por qué? Para desentrañar el misterio, primero hay que asumir la originalidad del elemento al que estamos mirando. Tradicionalmente se define una cripta como un espacio subterráneo con fines funerarios. Solo que, en San Salvador, la cripta que estamos mirando ni es subterránea ni ha recogido enterramiento alguno en su interior.

Cripta

Detalle de los capiteles de Leyre. Foto Monasterio de Leyre

Cuando accedemos a la dependencia se abren ante nosotros las claves del primitivo románico de Leyre. Un bosque de arcos de herradura que descansan sobre capiteles de enorme tamaño y relieves rudos, ingenuos, arcaicos. Todo tiene una explicación. La cripta de Leyre nunca tuvo una función funeraria… sino arquitectónica. En un terreno de pronunciado desnivel, sus ideólogos plantearon levantar un espacio que “nivelara” el territorio y sirviera de planta para construir la iglesia románica que se alza en la superficie.

Y ahora entendemos el sentido de las cuatro ventanas. Dos de ellas se encuentran en los ábsides laterales, pero el central -que remata la nave más amplia- está dividido en otros dos de menor tamaño para evitar la elevación lógica del elemento arquitectónico y poder construir un “suelo” llano para el templo superior. Por otro lado, el enorme tamaño de los capiteles permite descargar el peso de la iglesia y transmitirlo al suelo, la propia roca madre.

Arqueta Leyre.jpg

Arqueta de Leyre, Museo de Navarra. Foto Wikipedia

Una vez en la planta superior, accedemos a la iglesia, toda una lección de historia del románico. La cabecera, consagrada junto con la cripta en ese temprano año de 1057, muestra los detalles más rudos y los sillares más irregulares, en un estilo que se va dulcificando, homogeneizando en la nave, ya posterior. La etapa gótica elevó los muros que remató con un consecuente arco ojival. A los pies del templo, aparece la Porta Speciosa, una puerta que muestra la influencia en el lugar del camino de Santiago y los contradictorios motivos que nos impiden leer con facilidad la clásica lucha entre el bien y el mal.

Iglesia Leyre

Nave de la iglesia de San Salvador de Leyre. Foto Monasterio de Leyre

Hay dos elementos más que merecen atención, amén de la leyenda de san Virila. Se trata de la función de Leyre como panteón real, hoy localizada en un arcón neogótico de madera situado en un arcosolio de la iglesia, donde descansan los restos de los primeros reyes navarros. El otro es la ausencia de una finísima obra de arte: la arqueta de Leyre. La preciosa caja de marfil de elefante, que pertenece al conjunto de los píxides fabricados en los talleres hispanomusulmanes durante la ocupación árabe, se encuentra hoy en el Museo de Navarra.


 

VISITAR LEYRE

Otoño:

  • Hasta el 31 de octubre: todos los días, de 10:00 a 19:00*.
  • 12 de octubre: se mantiene el horario habitual.
  • A partir del 1 de noviembre: todos los días, de 10:00 a 18:00*. Cantos gregorianos y misas, se mantiene el horario habitual.
  • Puente de noviembre (del 1 al 3 de noviembre): se mantiene el horario habitual.
  • Puente de diciembre: se mantiene el horario habitual.

*Última visita, una hora antes.
**Cantos gregorianos: laborables, a las 9:00, 19:00 y 21:05. Domingos y festivos religiosos, a las 11:30, 19:00 y 21:05.
***Misas: laborables a las 9:00. Festivos a las 11:30.

Precio entrada: 3,20 €

Observaciones: descuentos especiales para determinados grupos y colectivos.

Visita guiada

Precio visita: Adultos 3,70€. Grupos (+25pax) 3,20€. Niños de 6 a 12 años 1,70€.

Horario – Otoño:
Puente de diciembre:

  • Día 6 y 7: 10:30 h, 11:30, 12:30 h, 13:30h,  16:00h,  17:00h y 18:00h.
  • Día 8: 10:30h, 11:30 h, 116:00 h y 17:00h

*Estos horarios pueden variar en función de afluencia de grupos.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s